El Gobierno español debe suspender la cesión de competencias hasta que se garantice que Cataluña tiene un gobierno que respeta la democracia y las leyes